Entradas

SOFT SKILLS

Soft skills: Qué son y por qué son importantes para un directivo

Su traducción literal al castellano hace referencia a las habilidades blandas. Sin embargo, las soft skills son el tipo de habilidad que se requiere de manera más precisa en un directivo.

Es importante, antes de comenzar a discernir esta cuestión y analizar el contexto actual. Especialmente a todo lo que atañe a la gran empresa. Los últimos años y el auge de la tecnología, entre otros factores, han propiciado que nos encontremos en un constante estado de innovación. Además de una nueva búsqueda y retos por cumplir.

La figura de un directivo tiene que contar con el mayor número de recursos posibles. Con ellos, podrá afrontar todo tipo de situaciones que se requiera. Algunas de estas habilidades serán de carácter más formal. Otras puedes estar relacionadas con los intangibles, como la gestión del talento. Además de la identificación de los recursos actuales o lo relacionado con la necesidad de gestionar estos recursos para la consecución de nuestros objetivos.

Soft skills, redefiniendo las habilidades

Las soft skills hacen referencia precisamente a las habilidades que se requieren de los directivos para la gestión de los intangibles. El término hace referencia a la adaptabilidad no solo de los directivos. También de los trabajadores de otras empresas que deben de demostrar en un escenario tan cambiante como ante el que nos encontramos.

Los últimos años han hecho que este tipo de skills se hayan posicionado a la vanguardia. Especialmente a la hora de identificar las necesidades que se requieren de una empresa. Son útiles para afrontar todo tipo de desafíos que se presentan en los escenarios más cambiantes y versátiles, con especial presencia en el contexto actual.

El trabajo en equipo, la clave

El trabajo en equipo, el compañerismo, la organización o la resolución de problemas con algunas de las habilidades que entrarían dentro de este grupo. Los profesionales de los recursos humanos se han dado cuenta que en las entrevistas de trabajo hay muchos factores que se escapan. Especialmente de las entrevistas convencionales. La identificación de otro tipo de habilidades resulta clave. De esta manera, conseguiremos atraer al perfil que la empresa en cuestión está buscando.

¿Por qué las soft skills son tan importantes?

Al igual que el contexto general, el ámbito de los recursos humanos también ha experimentado un importante cambio. Especialmente en lo relacionado con la importancia que le proporciona a los objetivos que están buscando.

Las soft skills son actualmente las más buscadas entre los profesionales. Los motivos hacen referencia a la dificultad para adquirirlas y desarrollarlas cuando somos mayores. Y es que, si reflexionamos sobre ello, existen muchos aspectos a valorar. La organización o la resolución de problemas son más difíciles de afrontar cuanto mayor es el candidato a un determinado puesto de trabajo.

Así como lo relacionado con las habilidades técnicas. Éstas se pueden desarrollar por medio de un programa de habilidades directivas, como el que tenemos en EUNCET, charlas, conferencias o, simplemente, a base de trabajo. Es importante saber que existen otro tipo de habilidades que son realmente complicadas de llevar a cabo.

¿Cuáles son las más valoradas?

Algunas de las soft skills más valorada son las que hacen referencia a la comunicación y a la empatía. Especialmente en el ámbito laboral, en el que ambos factores ocupan un papel clave. Los puestos de directivo han visto en estos dos factores las herramientas necesarias para el correcto devenir de un grupo de trabajo o de una empresa.

A la hora de conformar un buen líder, ambos aspectos se encuentran en el centro de atención. Especialmente por parte de todas las personas que se encargan de reclutar personas para este tipo de puestos de trabajo.

Sin embargo, es importante que sepamos identificar este tipo de habilidades. Diferenciando del ámbito al que pertenece nuestra empresa. En el ámbito sanitario, por ejemplo, se valorará más la empatía o la cercanía con los pacientes, mientras que en otros campos se valorarán otro tipo de aspectos.

Las soft skills son una de las mejores maneras de gestionar el ámbito corporativo y desarrollar una serie de estrategias para su correcto desarrollo. ¿Ya has identificado las tuyas?

gestion eficaz del stock

5 consejos para la gestión eficaz del stock en una compañía

Una gestión eficaz del stock es algo fundamental para cualquier empresa. Es de hecho una de las partes más importantes de ella debido a que repercuten a toda la actividad de la empresa antes incluso de que los recursos lleguen a ella. También es una pieza fundamental para poder garantizar el abastecimiento idóneo para su producción y para nuestros clientes. Por ello, desde EUNCET, queremos darte algunos consejos para una gestión eficaz del stock. Con nuestra formación podrás desarrollar tu carrera de la mano de los mejores profesionales basados en casos y experiencias reales.

Gestión eficaz del stock

1.- Crear un sistema para la gestión del inventario

Lo primero que debemos hacer es organizar correctamente el stock disponible. Esto se consigue estableciendo un protocolo eficaz y todo lo sencillo posible para poder gestionar el almacenamiento de nuestro stock. Para esto existen herramientas que pueden ayudarnos como los sistemas ERP o, en general, elementos de medición y recopilación de información, etiquetado, asignación de espacios, etc.

2.- Escoger qué sistemas de transportes habrá

Siempre debemos tener presente que las respuestas que demos a una situación concreta deben responder a las necesidades y a la naturaleza de la empresa. Por ello, debemos elegir qué sistema de transporte es el idóneo para nuestro caso. Esto incluye organizar y controlar en la medida de lo posible el flujo de las empresas de nuestro radio de negocio. Transportistas y proveedores deben estar coordinados con nuestro propio stock para evitar problemas como la rotura de la cadena de suministro y producción.

3.- Implementar la eficiencia de nuestro almacén

Para llevar a cabo una gestión eficaz del stock hay que saber que todos los recursos son limitados. El espacio de nuestro propio almacén también lo es, por lo que debemos organizarlo lo mejor posible. Esto, posteriormente se traducirá en ahorro de costes y aumento de beneficios y tiempo disponible. El espacio del que dispongamos debe ser organizado correctamente. Eso no solo incluye qué posición ocupará cada producto del stock. Incluye también el tipo de infraestructura escogido.

Por ejemplo, podemos situar las mercancías según el método de Last in First out (lo último en entrar es lo primero en salir) o el First in First Out (lo primero en salir es lo primero en salir). Podemos al mismo tiempo supervisar correctamente qué clase de estanterías o sistemas de almacenaje emplearemos para cada producto según sus necesidades. Eso nos hará ahorrar costes y, al mismo tiempo, contar con la infraestructura adecuada.

Por otro lado, debemos elaborar un sistema de reemplazo de mercancías en el que, por ejemplo, los productos menos demandados estén lejos de las puertas de acceso. Dicho espacio lo reservaremos para los que tienen más demanda y más salida. Con ello facilitaremos el proceso y ahorraremos costes en forma de energía y tiempo. 

4.- Evita los costes de productos obsoletos o de baja demanda

En muchas ocasiones sucede que los productos obsoletos o que tienen baja demanda en nuestras ventas quedan por tiempo indefinido almacenados. A la hora de establecer una gestión eficaz del stock debemos preguntarnos si realmente nos son necesarios.

Son productos que ocupan espacio y requieren costes para su almacenamiento. Si prevemos que no van a tener salida una alternativa mejor a su interminable y costoso almacenaje es buscar minoristas o compradores de segunda mano para ellos.

5.- Lleva a cabo mediciones de forma periódica

Tal y como hemos dicho previamente, en la actualidad es posible automatizar e informatizar toda la información relativa a un stock. Esto es una gran ventaja que debemos aprovechar implementando el control sobre nuestro stock. Una gestión eficaz del stock incluye una revisión de su evolución periódica. Lo recomendable es una revisión diaria ya que cada día evoluciona.

Al mismo tiempo, podemos aprovechar dicho momento para establecer puntos de análisis. Con la ayuda de aplicaciones como los sistemas ERP o el value stream mapping podremos obtener información sobre el estado previo y el estado actual y comprobar que nuestras estrategias funcionan.

En definitiva, una gestión eficaz del stock depende de una visión conjunta. Las estrategias deben adaptarse en función del sector de cada empresa. Sin embargo, estos consejos deben ser siempre un punto de partida. En EUNCET sabemos lo importante que es ofrecer información para el mundo real de la empresa.

Es por ello que te ofrecemos formación especializada con un programa de supply chain management entre otros cursos especializados. En todos ellos tendrás la oportunidad de compartir experiencias con otros compañeros, aprender de nuestros docentes y desarrollar tu cadena profesional. Contamos con profesionales apegados al mundo empresarial que te ofrecen una formación basada en la experiencia real. Es por eso que EUNCET es sinónimo de futuro.

EUNCET - Flujos logísticos - Qué importancia tienen a nivel interno en la empresa

Flujos logísticos: ¿Qué importancia tienen a nivel interno en la empresa?

Los flujos logísticos son una parte fundamental del funcionamiento de una empresa. Son, por así decirlo, su espina dorsal en la medida en que permiten hacer las dos principales labores de cualquier compañía independientemente de su tamaño: poder producir u ofrecer un servicio y poder disponer de un servicio o producto para un cliente. Es por ello que desde EUNCET formamos a los mejores profesionales especializados en la gestión de flujos logísticos. Con la intención de hacerte comprender mejor cuál es la importancia de los flujos logísticos en una empresa hemos preparado este artículo.

¿Qué incluye el flujo logístico?

La palabra logística hace referencia normalmente a las labores de almacenamiento, aprovisionamiento y salida de los llamados stocks independientemente de cuál sea la naturaleza de estos así como la de la propia empresa. Sin embargo, el concepto de flujo logístico incluye muchas otras dimensiones complementarias a aquellas. El flujo logístico tiene que ver en general con la administración de bienes y servicios. Esto incluye todos los procesos desde que se adquieren las materias primas en su punto de origen hasta la entrega de un producto terminado a un cliente final o un nuevo socio empresarial.

Es por ello que el flujo logístico no es estrictamente una labor de almacenaje y aprovisionamiento. Es de hecho una tarea conjunta que incluye muchos departamentos, niveles y actores incluso externos a la empresa. En definitiva, el flujo logístico tiene en el fondo como principal objetivo el aumentar el valor del producto para el cliente a unos costes mínimos para el productor.

Flujo logístico interno

El flujo logístico interno incluye todas las actividades mencionadas dentro del propio ámbito de una compañía. En él podemos distinguir varias partes. De un lado, podemos hablar del flujo logístico físico de productos. Es la parte del flujo logístico que analiza la descarga del producto en un almacén y todas sus operaciones internas. Al mismo tiempo, dentro del flujo logístico interno debemos incluir el flujo físico de los productos en el almacén. Están destinados a la propia producción.
Por otro lado, hablaríamos del flujo de materiales que van desde el proveedor hasta el cliente. Aquí se incluyen en transporte y el almacenaje. En el transporte se llevan mercancías y materias primas a la empresa productora y productos terminados a sus clientes. En cuanto al almacenaje, incluye a las materias primas y en general todo lo necesario para la producción. Sin embargo, también existe el llamado flujo logístico externo.

Flujo logístico externo

En el flujo logístico externo está incluida la cadena de suministro y la de distribución. La de suministro comienza con la extracción de materias primas, y por lo tanto se incluyen varios agentes intermedios hasta finalizar la etapa de aprovisionamiento, almacenamiento, distribución y consumo.
En cuanto a la cadena de distribución, diremos que trata del desplazamiento de los productos desde el punto de producción hasta los consumidores. Por ello incluye la distribución de bienes de consumo, industriales o intermedios y canales de distribución de servicios. 

¿Por qué son importantes los flujos logísticos en la empresa a nivel interno?

Como hemos dicho, la principal tarea de la logística es aumentar el valor del producto para el cliente. Su objetivo es además lograrlo al mínimo coste posible y con la máxima coordinación. En gran parte, tal y como explicamos en otro artículo, esta es la labor del llamado supply chain management. La importancia de los flujos logísticos en una empresa se traduce en:
  • Aumenta la productividad de las líneas de producción
  • Incrementa la eficiencia en la cadena de distribución al unificar y simplificar información e inventarios
  • Contribuye e implementa el desarrollo de sistemas de información y control
  • Mejora la competitividad de la empresa respecto a las de su sector y respecto a otros sustitutivos
  • Vuelve más eficaz la gestión empresarial al suministrar una correcta organización y sistematización de los procesos
  • Permite desarrollar nuevos modelos específicos en logística, distribución o producción para obtener potenciales ventajas en un mercado
  • Contribuye a fidelizar al cliente a través de una correcta distribución y entrega tanto en calidad como en tiempo
  • Mejora el grado de información de todos los procesos y con ello permite elaborar estrategias y corregir fallos
Es por todo ello que los flujos logísticos tienen una importancia crucial para cualquier empresa. En EUNCET formamos profesionales de la gestión logística. También de otros campos que tienen que ver con el mundo empresarial. Todo ello de la mano de los mejores profesionales, vinculados al mundo de la empresa y con casos reales para mejorar tu aprendizaje y tu propio futuro.
value stram mapping

Value Stream Mapping: qué es y su aplicación a supply chain

El value stream mapping es una técnica que se emplea para representar de forma gráfica las actividades de una empresa. En dicha representación se encuentran las operaciones que aportan valor y también las que no lo hacen. A continuación queremos explicarte algo más sobre ella y cuáles son sus aplicaciones a la función de supply chain.

Value stream mapping: ¿para qué sirve?

En la value stream mapping se representan, tal y como hemos dicho, todos los procesos involucrados en la transformación de materias primas o semielaboradas en productos terminados. Al mismo tiempo, representa la forma en la que todos los agentes involucrados en ella se comunican. En definitiva, podríamos decir que es una representación gráfica de la coordinación del conjunto de la producción hasta la llegada a nuestro cliente.

Con el value stream mapping conseguimos una representación eficaz de toda la cadena de procesos que cada operario puede entender fácilmente cuál es la cultura y forma de organización con la que debe cumplir. Al mismo tiempo, el value stream mapping puede ayudarnos a tomar medidas de la situación actual.

Esto nos ayudará a mejorar los procesos comparando los resultados del momento en que se confecciona la value stream mapping con los resultados de los cambios que introduzcamos en el futuro. Es decir, sirve como marca de referencia para saber si estamos en el buen camino. Al mismo tiempo mejora el estado de la información e inaugura un método para sistematizarla.

Hay que decir que al mismo tiempo el value stream mapping nos ayuda a eliminar los llamados “desperdicios productivos”, es decir, los tiempos muertos, los fallos de provisión, los puntos de menor eficiencia, etc. Por ello, podríamos decir que es también una excelente herramienta de diagnóstico.

¿En qué ayuda el value stream mapping a la labor del supply chain management?

La coordinación entre los distintos procesos es fundamental para el supply chain management. En efecto, podríamos encontrar de hecho un caso de una empresa en la que cada uno de los departamentos funcionara correctamente y, al mismo tiempo, el resultado conjunto no fuera satisfactorio. Esto se debe precisamente a que carecen de coordinación entre ellos.

Igualmente, un profesional de las labores del supply chain management debe ser capaz de elaborar estrategias de organización para establecer dicha coordinación, configurar un método idóneo para el control de stock, articular todos los procesos involucrados incluidos los de empresas de su radio de negocio y, al mismo tiempo, poder controlar el proceso una vez que el producto ha abandonado sus instalaciones.

El value stream mapping puede ayudar significativamente a llevar a cabo dichas tareas. En efecto, el value stream mapping es un bosquejo gráfico. Con él podemos establecer un mapa que nos ayude a pensar en conjunto. Esta habilidad es fundamental en el supply chain management.

El perfil que debe tener dicho profesional debe ser capaz de hacer de forma eficaz algo que en principio puede resultar muy complejo. En este sentido, el value stream mapping es un reflejo gráfico de la situación presente de una empresa y al mismo tiempo un punto de partida del plan que se quiere lograr respecto a ella para el futuro.

Cómo sacar el máximo partido al value stream mapping

Como hemos dicho y tal y como te explicamos en otros artículos, un encargado de la labor de supply chaing management es un profesional “híbrido” que debe poder cumplir con la parte de control de coordinación de todos los departamentos productivos de la empresa y, al mismo tiempo, un profesional capaz de interactuar y pensar en conjunto para las empresas de su entorno productivo.

Es por ello que el value stream mapping ofrece la posibilidad de ayudarle a tomar una medida intuitiva y muy representativa de una situación concreta. Le ayuda a visualizar el entramado que debe coordinar. Al mismo tiempo, le ayuda a visualizar las oportunidades de mejora de la compañía. Es por ello una herramienta que viene como anillo al dedo para dicho profesional. Una forma sencilla de poder representar una labor muy compleja.

Esa es la razón por la que el puesto de supply chain management tiene una creciente demanda entre las compañías. Por ejemplo, algunas que tienen interés de internacionalizarse, otras que buscan directivos con un perfil comercial y al mismo tiempo logístico y, en definitiva, un gran mercado de empresas que requieren de profesionales que cuenten con herramientas para ofrecer respuestas y mejoras.

En EUNCET podemos formarte para ello y desarrollar tu perfil con una formación basada en casos reales. Aprenderás a elaborar un value stream mapping y naturalmente a operar en el mundo empresarial.

que es la scm en logistica

¿Qué es la SCM en logistica y en qué me puede ayudar?

La SCM (por sus siglas en inglés Supply Chain Management) es una labor fundamental para la actividad de cualquier empresa. Es por ello que desde EUNCET queremos ofrecerte más información de cómo puede ayudar el rendimiento de aquella y, al mismo tiempo, recordarte que gracias a nuestros cursos especializados podrás obtener una formación de calidad en uno de los puestos más solicitados de la actualidad.

SCM o gestión de cadena de suministro: ¿qué es?

La SCM o gestión de cadena de suministro es una labor cuyo objetivo es coordinar todas las actividades posibles de una empresa para obtener su mayor rendimiento. Dichas labores, aplicadas a la logística no solo incluyen las labores tradicionales. En efecto, incluyen otras para las que las empresas requieren un perfil híbrido de profesional con vocación organizativa y comercial al mismo tiempo. La SCM trata de coordinar todos los procesos internos de una empresa. Estos incluyen ventas, producción, stock, distribución, etc. Al mismo tiempo, también todos los procesos de las empresas de su radio de producción.

Ello incluye a proveedores, transportistas y compañías asociadas a dicha producción y distribución. Por ello, dentro de la labor de la SCM se incluyen una infinidad de tareas que un profesional cualificado debe coordinar y optimizar. Esa es precisamente la razón por la que cada vez más empresas requieren de profesionales capaces de hacerlo. Y es que entre las labores de la SCM está la de visualizar el crecimiento. Un responsable de ella debe ser también capaz de obtener oportunidades de crecimiento que pueden tener que ver con la expansión de la empresa o su propia internacionalización.

En lo que afecta específicamente a su control sobre la logística, la SCM incluye control de procesos del stock e implementación de estrategias adecuadas. Su adecuación depende de múltiples factores. Entre ellos debemos destacar la propia naturaleza del producto así como las posibilidades de la empresa. Por concretar más, diremos que el responsable de la SCM debe buscar las mejores alternativas para los tiempos de entrega.

También las mejores para la calidad de sus productos para sus clientes. Igualmente, debe establecer mediciones y metas para conseguir mejorar al máximo todo el conjunto. Y es que la labor del SCM no es simplemente una labor interna: termina cuando el producto llega al cliente y continúa más allá por los cauces de la atención y servicios postventa. 

Ventajas de la labor de la SCM para la logística

A continuación hablaremos de algunas ventajas específicas que puede aportar la labor de SCM a la logística en particular. Como hemos dicho, se trata de una labor que afecta positivamente al conjunto de la cadena de producción, distribución y suministro.

1.- Optimiza los tiempos

El primer beneficio que aporta la SCM a la logística es que optimiza sus tiempos. En efecto, a través de sus decisiones puede contribuir a mejorar entradas y salidas del stock. Diseñando planes específicos según la naturaleza del producto y las posibilidades del espacio de almacenamiento. Por ejemplo, escogiendo entre sistema FIFO o LIFO. También reorganizando la planta según el grado de demanda de un producto o llevando a cabo un correcto inventariado de todo el stock. Todo ello contribuye a ahorrar tiempo que puede traducirse en reducción de costes.

Naturalmente, dicha labor debe realizarla sin romper nunca la cadena de suministro. Para ello, debe coordinar la tarea de sus provedores procurando de hecho que en el stock haya el equilibrio perfecto entre las existencias y la demanda real que tiene el catálogo de productos.

2.- Evita pérdidas

En el caso de la logística existe un factor muy a tener en cuenta y son precisamente los costes de almacenamiento. Una de las labores de la SCM es precisamente llevar un control del stock para evitar gastos residuales. Dicha labor incluye deshacerse de stock sin demanda u obsoleto colocándolo por ejemplo en el mercado de minoristas.

Igualmente, debe optimizar al máximo los recursos económicos empleados para el desarrollo de la actividad logística. En relación a lo anteriormente dicho, el ahorro de tiempo es también ahorro de energía. Haciendo, por ejemplo, una reestructuración de las mercancías para ahorrar costes en su transporte ordenándolas según su demanda en los sitios más idóneos dentro del espacio logístico.

3.- Mejora la información

Una de las labores de la SCM consiste en hacer mediciones de la situación logística de una empresa. En gran parte para llevar un control y, por otro lado para poder hacer comparativas con futuras mediciones. Con ello conseguirá saber si los cambios implantados están dando sus frutos. Sin embargo, dicha información ayuda también a mejorar la coordinación entre todos los departamentos. De paso, ayuda a localizar posibles fallos y solventarlos lo antes posible.

4.- Mejora la respuesta

En relación al anterior punto debemos decir que una consecuencia de las labores en logística de la SCM es que permite dar respuestas más rápidas y eficaces. Gracias a disponer de la información y una visión global del funcionamiento de la empresa puede elaborar mejores y más rápidas soluciones. Con ello consigue mejorar la competitividad del apartado logístico y del empresarial en general.

5.- Mejora la calidad del producto

Cuando la SCM realiza todos esos procesos está optimizando el control de todo lo que tiene que ver también con la producción. En su control periódico ayuda a tener información en tiempo real que en muchas ocasiones proviene de softwares y dispositivos que le ayudan a obtenerla y que pueden repercutir positivamente en la calidad final del producto.

En definitiva, el SCM es una de las labores más importantes en el mundo empresarial de la actualidad. Por ello, desde EUNCET te ofrecemos un futuro brillante de la mano de los mejores profesionales. Todos ellos te enseñarán con casos reales por estar involucrados y activos en el mundo empresarial. Infórmate de más aquí.

 

supply chain manager

Supply chain manager: ¿qué es y cuáles son sus funciones?

El supply chain manager o SCM es un elemento fundamental en la gestión, coordinación y optimización de las actividades de una empresa. Es una actividad que atraviesa toda la actividad de la misma desde su fabricación hasta la llegada del producto al cliente. Por ello, en EUNCET queremos hablarte un poco de en qué consiste una de las profesiones con más salidas profesionales en la actualidad.

Supply chain manager: ¿qué es?

La traducción al castellano de supply chain manager sería control de cadena de suministros. Esto quiere decir que esta sección de la gestión empresarial se encarga de controlar todo el proceso desde la producción hasta la entrega al cliente de los productos teniendo en cuenta todos los puntos involucrados en ella.

Así pues, el supply chaing manager de una empresa debe velar porque todas las partes estén coordinadas para conseguir un correcto flujo en todo el proceso. Con ello, consigue minimizar las pérdidas asociadas al almacenaje. Es el responsable, por ejemplo, de la puesta en práctica de sistemas como el just in time. Esta actividad puede aumentar hasta un 10% los beneficios de la empresa. Eso ha hecho del supply chain manager una de las titulaciones más solicitadas por las empresas.

¿Cuáles son sus funciones?

A continuación queremos hablarte de cuáles son las funciones específicas del supply chain manager en una compañía. Con toda probabilidad te hará interesarte más por el papel fundamental que cumple en las mismas. Hay que decir que es un trabajo con muchos alicientes, muy dinámico y sobre todo muy atractivo.

1.- Gestionar stock y almacén

Naturalmente, el control del stock y almacenaje son fundamentales. Sin embargo. Dentro de ellos, para empezar, la función del supply chain manager consiste en optimizar al máximo los tiempos y el funcionamiento de dicho almacenaje. Eso quiere decir organizar correctamente las tareas y disposición del stock para evitar sobrecostes en su mantenimiento.

Debe trazar una correcta estrategia para la distribución del almacén así como una correcta puesta apunto de los elementos involucrados: máquinas, personal humano y orden y prioridad de la mercancía.

2.- Comunicación con clientes y empresas

El supply chain manager puede ser un excelente profesional: sin embargo, si no tiene en cuenta que el producto sigue su camino después de dejar el almacén y que en cierto modo dependerá de quien lo recibe en ese momento el resultado de su previsión no estará cumpliendo con sus funciones.

Eso quiere decir que el supply chain manager también debe coordinar todo lo posible a empresas de transporte externas a la empresa. En el caso de que el transporte lo haga la propia compañía debe controlar sus tiempos y rendimientos. Es decir, el control de cadena de suministros pasa también por el transporte. Se debe a que la labor de su responsable no se centra solo en el proceso productivo. Incluye también todo lo que suceda hasta la entrega al cliente.

Con dicho control debe asegurarse al mismo tiempo que se optimizan los procesos y estrategias propios. Es importante dicha coordinación para minimizar los tiempos de entrega y los costes asociados al mantenimiento.

3.- Controlar el aprovisionamiento

En relación a los dos puntos anteriores, el supply chain manager también debe velar porque la cantidad de stock sea la adecuada. En el caso de que entraran demasiadas existencias podrían producirse sobrecostes y posteriores bajadas de precio por exceso de oferta. Si entraran menos de las necesarias se podrían perder potenciales ventas y clientes.

4.- Liderar y organizar equipos

Parte de las funciones del supply chain manager es la de liderar y organizar equipos humanos. Por ello de él se esperan ciertas dotes de comunicación y liderazgo especiales. Debe ser capaz de transmitir a su equipo exactamente lo que quiere para que sumen a su propio trabajo como responsable de la cadena de suministros.

Esto incluye también capacidad de negociación para potenciales situaciones con clientes, proveedores y empresas de distribución. Así pues, el supply chain manager es una de las piezas fundamentales para conseguir el máximo rendimiento de una compañía.

En EUNCET te ofrecemos un programa especializado en supply chain manager y enfocado para ofrecerte uno de los futuros más prometedores del mercado. ¿Quieres ser parte del éxito de una empresa? Cumple con tus proyectos y aporta todo lo que tienes.

sistemas erp

Sistemas ERP: Qué son y su importancia en la cadena de suministro

Los sistemas ERP son sistemas de planificación de recursos empresariales. ERP proviene de sus siglas en inglés Enterprise Resources Planing. Su papel es fundamental en el mundo actual y en las empresas que producen para él. En efecto, como consecuencia de la búsqueda de la máxima eficiencia, los sistemas ERP pueden ser un gran aliado para el control de la cadena de suministro. Desde EUNCET te explicamos porqué y cómo puede ayudarte a formarte como profesional.

Sistemas ERP: ¿qué son?

Un ERP es un software para la gestión y automatización de las actividades de una empresa. Entre los diferentes sectores que quedan incluidos en esta gestión y automatización se incluyen los recursos humanos, stock, tratamiento de datos en general, y naturalmente la cadena de suministro. Los sistemas ERP permiten obtener acceso a la información de forma eficaz que nos servirá para hacer más eficientes todos los procesos.

Igualmente, mejora la optimización de los procesos empresariales en general gracias a que permite implementar una mayor coordinación entre todas las partes involucradas en la cadena de valor y suministro. Al permitirnos compartir la información entre los diferentes sectores puede hacerse un esfuerzo conjunto mejor desarrollado.

La información que recoge nos sirve al mismo tiempo para poder elaborar estrategias a largo plazo. Por otro lado, nos permite hacer comparativas entre dos momentos concretos del proceso. Con ello, podremos medir nuestra potencial respuesta frente a cualquier estrategia de mejora.

Los sistemas ERP son modulares, lo que quiere decir que trata la empresa como un conjunto de departamentos interrelacionados. Al mismo tiempo, gracias a su capacidad organizativa nos permite ajustar su actividad en función de nuestro propio sector empresarial y nuestra actividad. Los sistemas ERP ofrecen un altísimo grado de programación para poder diseñar parámetros específicos para nuestros intereses.

Su impacto en la cadena de suministro

La cadena de suministro es, por así decirlo, la espina dorsal de una empresa. De ella es de donde debe partir una correcta organización para todos los demás procesos. Es, de hecho, la razón de ser de una compañía. Por ello es por lo que debemos buscar el máximo control y ajuste posible.

Los sistemas ERP pueden ser de gran ayuda en este sentido. Pueden ayudarnos a recopilar información para elaborar estrategias punteras que nos permitan optimizar el flujo de stock, el control de salidas y entradas y la trayectoria aguas abajo, una vez que haya salido el producto de la compañía hasta su llegada al cliente entre otras muchas aplicaciones.

Podríamos decir que de hecho un sistema ERP es la herramienta que un supply chain management tiene como mayor aliada. Y es que sus aplicaciones son siempre de naturaleza global para la empresa. Como hemos dicho, están compuestos por diferentes módulos con diferentes usos: logística, compras, ventas, contabilidad, inventario, pedidos, nóminas, etc.

Los sistemas ERP trata directamente con los proveedores para poder coordinar las acciones de la compañía. Tradicionalmente sirven para la distribución logística como punto principal: sin embargo, puede intervenir en prácticamente cualquier actividad de negocio.

La diferencia de los sistemas ERP y otros software es que su flexibilidad es mayor para empezar. Es posible hacer una organización modular interrelacionada y conjunta. Otros software sirven para procesos concretos y aislados. Además, los sistemas ERP, al estar configurados a través de módulos nos permiten configurar en ellos únicamente aquellos que requiramos en función de nuestra actividad sin tener que pagar licencias por otros que no necesitemos. En lo que afecta a la cadena de suministro esto quiere decir que podremos ajustar sus predicciones y análisis a la propia actividad que desempeña aquella. 

Los sistemas ERP incorporan herramientas de programación de cuarta generación para la programación de nuevos procesos. Es por ello que ofrece soluciones para tareas de enorme complejidad y siendo capaz de asimilar la evolución según el desarrollo de la actividad.

Beneficios para tu cliente

Conjuntamente con el impacto beneficioso que pueden tener los sistemas ERP está el que tienen sobre el cliente. Al fin y al cabo la labor del responsable de la cadena de suministro es el de dar al cliente lo que quiere, como quiere y cuando lo quiere.

Eso lleva una tarea compleja que precisamente los sistemas ERP pueden contribuir a organizar. Y esa es la razón por la que los sistemas ERP y los supply chain managemente tienen un futuro garantizado en el mercado laboral: porque ¿cuántas personas pueden llevar a cabo dicha tarea? Si crees que eres una de ellas en EUNCET tenemos formación especializada e inspirada en el mundo real para ti.

gestionar el stock

¿Cómo gestionar el stock y los almacenes de tu empresa eficientemente?

Gestionar el stock correctamente es una de las labores más importantes para conseguir el correcto funcionamiento de una empresa y un almacén así como un uso eficiente de sus recursos. En EUNCET formamos profesionales para ello. Deja que te expliquemos algunas fórmulas importantes para gestionar correctamente el stock.

Gestionar el stock: puntos a tener en cuenta

A la hora de gestionar el stock de un almacén y una empresa debemos tratar de ajustar al máximo tiempo y rendimiento. Eso se consigue mediante una correcta organización de las existencias y el espacio. Por ello, hablaremos de algunas reglas imprescindibles para lograr tal objetivo.

1.- Organización ABC

En primer lugar, para gestionar el stock de forma correcta debemos agrupar las mercancías por grupo. Dichos grupos quedarán establecidos en función de la demanda de los productos.

  • Grupo A: incluye los productos con mayor demanda y con mayor movilidad dentro del almacén. Suponen el grueso de las ventas por ser el producto más solicitado. En consecuencia, debemos reservar para ellos un espacio que permita una agilización en el acceso a ellos. Lo ideal es situarlos en las zonas cercanas a la salida del stock y organizarlos de la forma más accesible que se pueda. Con ello, conseguiremos reducir los costes de desplazamiento dentro del almacén al hacer que las mercancías que más se mueven rentabilicen los transportes.
  • Grupo B: son productos que tienen menos demanda que los anteriores y ocuparán zonas más retiradas por ser más ocasional el acceso a ellas.
  • Grupo C: son las que menos demanda tienen y pueden suponer menos de un 10% de la misma. Reservaremos para ellas las zonas más alejadas por lo que no sufrirán cambios y repercutirán lo menos posible en el movimiento de mercancías. 

2.- Optimiza el almacenaje en función del producto

No todos los productos requieren el mismo tipo de almacenamiento. Por ejemplo, los documentos no requieren separación entre ellos. Sin embargo, mercancías como repuestos sí lo requieren si van a manipularse manualmente. Para el caso de que el manejo vaya a hacerse de forma mecánica debemos dejar una separación de unos 7 ó 10cm entre una mercancía y otra.

Al mismo tiempo, debemos escoger correctamente la infraestructura para el almacenamiento. Existen diferentes soportes para la mercancía que debemos ajustar en función de su carga. Podemos hablar de los siguientes tipos:

  • Estanterías para productos ligeros: soportan una carga de 150 kg.
  • Estanterías para productos semi pesados: para pesos de hasta 200 kg.
  • Para productos pesados: ofrecen un soporte de hasta 600kg.

Es importante optimizar también este punto para evitar costes de almacenamiento así como compras en las que pudiéramos reducir precio.

3.- Escoge el sistema de entrada y salida

De nuevo, en función del producto debemos escoger el método de control de salidas y entradas que más se ajuste a nuestra actividad. Fundamentalmente existen dos tipos:

LIFO

El método LIFO recibe su nombre de sus siglas en inglés. Quiere decir last in first outEs decir, el último en entrar es el primero en salir. Suele emplearse para optimizar procesos en los que el cambio de mercancías debe ser rápido a petición de los potenciales clientes.

FIFO

El método FIFO viene de first in first out y suele emplearse para productos de carácter perecedero. Así, el primero que entró debe ser el primero en salir precisamente para evitar su caducidad. Con él conseguimos un control perfecto del flujo de stock y evitamos la pérdida de producto por tiempos excesivos de almacenaje.

4.- Decide cuánta mecanización es necesaria

La mecanización puede ser un factor clave a la hora de gestionar un stock correctamente. En algunos casos la movilidad manual es la idónea: en otros la máxima mecanización de los procesos es la ideal. Debemos escoger el método que más nos convenga para evitar factores como la ley de rendimientos decrecientes. Un exceso de mecanización puede perjudicar a factores como espacio y potenciales costes de almacenamiento o inversión.

Lo mismo vale si, en lugar de sumar factores mecánicos sumamos demasiada mano de obra. El equilibrio es fundamental a la hora de gestionar el stock: si fuera necesario sopesa la introducción de máquinas para transportar mercancías, máquinas envolvedoras, cintas transportadoras o un sistema integral de check in y check out con software de control.

5.- Un supply chain management debe coordinar

Una de las funciones más importantes que debe llevar a cabo un profesional del supply chain management es coordinar todos los procesos posibles. Sin embargo, a la hora de gestionar un stock correctamente esto también incluye a otros clientes con los que vamos a involucrarnos. Por ello, implementa la comunicación para conseguir optimizar al máximo el proceso.

Puede ayudarte a llevar un control mucho más eficiente de todos los factores mencionados. En EUNCET, con nuestro programa en control de cadenas de suministro podemos hacer de ti un profesional de uno de los oficios más solicitados en la actualidad por el mundo empresarial.

cadena de suministro

¿Qué se aprende en un posgrado de gestión de la cadena de suministro?

En EUNCET tenemos vocación de ofrecer éxito. Es por ello que te ofrecemos una amplia gama de posgrados enfocados al mundo de los negocios y sobre todo al mundo real. En todos ellos garantizamos un aprendizaje enfocado al mundo empresarial y a ayudarte a conseguir el futuro que mereces. Es por ello que queremos hablarte a continuación de las cosas que podrás aprender en nuestro posgrado de gestión de la cadena de suministro.

Gestión de la cadena de suministro: ¿en qué consiste?

Como probablemente ya sabrás, la cadena de suministro es una de las partes cruciales del funcionamiento de una empresa. Es la parte encargada de hacer el cálculo y la maximización de la rentabilidad en las gestiones que tienen que ver con el almacenamiento de stock, la distribución de productos, la elaboración de productos y, en general, la puesta en coordinación de todos los procesos de distribución implicados en la actividad de una empresa.

Así pues, es una de las partes fundamentales de la competitividad empresarial. Al mismo tiempo, es una profesión de las que más fructifica dentro de una empresa y mayores satisfacciones y resultados ofrece. Así pues, queremos explicarte exactamente qué puedes aprender con el posgrado de EUNCET en gestión de la cadena de suministro.

1.- Gestión eficiente del stock

Una de las labores más importantes realizadas en la función de gestión de la cadena de suministro es el control del stock. En efecto, este se debe mantener en un perfecto equilibrio entre lo que nos demandan y lo que vamos a ofertar. Por ello, en EUNCET la enseñanza de una gestión eficaz del stock será una parte fundamental de tu aprendizaje. Será, al mismo tiempo, uno de los valores más importantes que poseerás posteriormente para incorporarte al mundo empresarial.

2.- Gestión de almacenes

Naturalmente, además de gestionar el stock, una parte muy importante de la gestión de cadena de suministro es el conocimiento sobre la gestión y organización de almacenes. Con ella se consiguen implementar notablemente los resultados de una empresa y su cadena de suministro.

La correcta disposición de sus elementos, la organización de procesos automatizados, la gestión de espacios y personal en ellos son algunos de los puntos más útiles que podrás aprender con EUNCET.

3.- Control, gestión y organización de transporte

Como habrás visto, los dos primeros corresponden a la fase en la que el producto o el suministro se encuentra en nuestro control. Sin embargo, como dijimos al principio, la cadena de suministro es un proceso global que incluye todos los pasos intermedios hasta la llegada al cliente.

Por ello, en EUNCET creemos que es fundamental saber gestionar, organizar y aprovechar la rentabilidad potencial de los servicios de transporte que van a llevar nuestro suministro. Por ello forma parte integral de nuestra formación tanto en el caso de que tuvieras que encargarte tú mismo dentro de la empresa o tuvieras que negociar con transportistas ajenos a ella.

4.- Planificación de los flujos logísticos

La labor del Supply Chain Manegement es buscar un equilibrio perfecto justo a tiempo. Por ello, dentro de nuestra formación se incluye el conocimiento de sistemas ERP, estudios sobre la demanda para poder hacer un correcto ajuste posteriormente entre ella y nuestro propio stock y posibilidades o la planificación de rutas logísticas que podrán ayudarte a mejorar notablemente los resultados de una empresa.

5.- Dirección y gestión de la cadena de suministro

Como responsable de la cadena de suministro, además de cada una de sus partes específicas también es imprescindible recibir información para poder coordinarlas todas. Por ello, también te ofrecemos formación en estilos de liderazgo y gestión de conflictos. Una parte fundamental teniendo en cuenta que uno de los factores más importantes de un buen profesional de la cadena de suministros es precisamente la capacidad de resolver problemas en poco tiempo. 

Al mismo tiempo, aprenderás la estructura de costes y presupuesto para poder mejorar tus propias estrategias y, en general, toda la formación necesaria para poder disfrutar de un futuro brillante con todas las garantías.

En EUNCET podemos ayudarte a formarte como profesional. Hay que recordar que los grandes beneficios que puede dar una buena estrategia de cadena de suministro ha hecho que los profesionales especializados en ella hayan visto en lo últimos años implementada su demanda por parte de las empresas hasta en un 40%. No dudes en tomar una alternativa de futuro de la mano de EUNCET. 

supply chain management

¿Qué es el Supply Chain Management o SCM?

En el siguiente artículo queremos hablarte del concepto Supply Chain Management, también conocido como SCM. Es uno de los procesos fundamentales de gestión involucrados en la optimización de toda la cadena de distribución de un negocio. Por ello, es importante tenerlo muy en cuenta a la hora de sacar el máximo partido a la organización de una empresa, y cada vez son más las empresas que buscan un perfil especializado en SCM.

Supply Chain Management: ¿qué es?

El Supply Chain Management o en su traducción al castellano, administración de la cadena de suministro es el proceso por el cual se planifica, se controlan y se ponen en funcionamiento las operaciones de nuestra red de suministro y almacenaje como proveedores o vendedores. Dicho control y administración va desde nuestra posición hasta la llegada del suministro al consumidor.

Es importante tratarla con toda la eficiencia posible para rentabilizar al máximo el balance de potenciales costes involucrados en ella. Como hemos dicho, el Supply Chain Management atraviesa todos los procesos involucrados en el suministro del producto. En dicho cálculo deben tenerse en cuenta todas las circunstancias posibles que puedan afectar al proceso.

En efecto, el encargado de Supply Chain Management no solo debe gestionar correctamente las cantidades de materias primas adquiridas para evitar su deterioro y generar pérdidas. También debe obtener los mejores precios para ella y, de paso, gestionar las existencias en almacenaje. Es decir, por un lado, debe ser eficiente a la hora de organizar la llegada y el almacenamiento de materias primas y/o productos teniendo en cuenta unas correctas previsiones de salida.

Es por ello que debe asegurar que el flujo entre su figura como proveedor y la del cliente esté siempre abastecida. Y debe hacerlo sin generar excedentes que supongan pérdidas en stock. Es decir, es el encargado de anticiparse y calcular el equilibrio entre oferta y demanda de un determinado producto.

Beneficios del Supply Chain Management

Con su labor, el Supply Chain Management consigue rentabilizar al máximo la relación entre beneficios y costes asociados al almacenaje y distribución de los productos. Una mala gestión en la que existan más productos de los demandados por el mercado puede conllevar al deterioro de aquellos y a pérdidas en forma de costes de almacenamiento.

Si por el contrario la demanda es demasiado grande respecto al stock disponible provocará la pérdida de potenciales ventas y, en consecuencia, la pérdida de potenciales beneficios.

Con el propósito de mantener tan delicado equilibrio, el encargado de Supply Chain Management debe tener capacidad de negociación con otros agentes involucrados en el proceso de distribución. En efecto, debe planificar con ellos estrategias coordinadas para obtener la máxima eficiencia posible.

Esto incluye también la gestión de las rutas y agentes involucrados en el transporte del suministro. En efecto, en algunos casos el transporte corre a cuenta de terceros. El Supply Chain Management se encarga de optimizar los procesos entre ellos y la empresa que los suministra para que la estrategia prospere aún cuando el producto ha abandonado sus manos.

Estas gestiones incluyen también la gestión de los propios espacios de almacenamiento. En efecto, cuestiones como la disposición de los distintos elementos de producción almacenaje o el equipo humano. En general, los puntos más importantes de cada proceso son tareas de la persona encargada de la gestión de cadena de suministro.

Orígenes del SCM

No en todas las industrias el Supply Chain Management funciona igual. Debe adaptarse a la naturaleza del producto a distribuir y los cauces disponibles para su distribución. En una situación ideal lo que se persigue es generar un equilibrio en el que el suministro sea el idóneo. También que suceda en el momento exacto.  Los orígenes del Supply Chain Management podemos encontrarlos en la empresa japonesa Toyota y su sistema just in time: una brillante organización desde lo que la fábrica recibía y lo que salía de ella hacia el cliente.

Un método que de hecho explica en gran parte el éxito de la compañía. Hoy en día el Supply Chain Management tiene una gran demanda a nivel profesional. Los beneficios empresariales que genera pueden incrementar entre un 2 y un 10% dependiendo de la industria. Eso se traduce en que la demanda por parte de ellas de profesionales en Supply Chain Management ha aumentado hasta un 40%. Con EUNCET es posible empezar tu futuro: ¿Quieres probar?