EUNCET - 5 estilos de liderazgo para gestionar equipos

5 estilos de liderazgo para gestionar equipos

Gestionar equipos es una tarea compleja que requiere de un liderazgo que esté a la altura. Ahora bien, no todo tipo de liderazgo para gestionar equipos es igual. De hecho esa es la razón por la que desde EUNCET queremos ofrecerte 5 visiones distintas sobre el liderazgo empresarial. La mayor o menor fortuna a la hora de aplicar una u otra una empresa depende en gran parte de la naturaleza de esta. Es por eso que te recomendamos seguir leyendo para conocer más sobre este punto. Igualmente, puedes consultar nuestra formación específica en liderazgo empresarialTe sorprenderá todo lo que tienes por delante.

1.- Liderazgo autoritario

Un liderazgo autoritario para gestionar equipos es aquel en el que todas las decisiones pasan exclusivamente por el líder. En efecto, en el caso de este tipo de líderes ellos son los que toman las decisiones de forma unilateral y no buscan en los miembros que componen el grupo capacidad de iniciativa o creatividad. Suelen ser líderes fruto de una jerarquía organizada y predispuesta desde arriba hacia abajo. Por ello, el liderazgo autoritario no tiene en cuenta las visiones de los demás: organiza sus propios planes, asigna él mismo los objetivos y designa a los responsables de las tareas según su juicio. Eso hace que su forma de trabajar sea a través de la recompensa y el castigo clásicos, sin motivación o sinergia.

Hay que decir que un liderazgo para gestionar grupos de tipo autoritario permite alcanzar los objetivos con mayor seguridad. Esto se debe a que solo una persona conoce y conduce a él. Igualmente, un liderazgo de este tipo hace que solo el líder asuma las responsabilidades.

2.- Líder carismático

Este tipo de liderazgo para gestionar equipos tiene bastantes componentes contrarios a los del anterior que hemos descrito. En el caso del líder carismático sus principales fuertes están en su personalidad y la capacidad que tiene para suscitar en los demás cierta fascinación. Este no es un factor económico o empresarial que sin embargo puede afectar muy positivamente a la actividad de la empresa. Como hemos dicho, cada perfil puede ser idóneo para un tipo de actividad.

Y es que uno de los puntos fuertes del líder carismático es que puede hacer funciones de relación no solo con su propio equipo sino también con otros agentes externos a la empresa. Es un líder que puede ofrecer una visión muy positiva y conseguir cosas que otros no podrían lograr gracias a su carácter.

3.- Líder transformacional

Un líder transformacional es una figura profesional que surge precisamente de las necesidades concretas de las empresas de la actualidad. Dichas empresas se mueven en un mundo en el que se necesitan respuestas rápidas, criterio para emprender la innovación y al mismo tiempo la capacidad de poder aprovechar todos los recursos intangibles que puedan sumar a la actividad empresarial. En este sentido el perfil de líder transformacional para gestionar equipos incorpora un poco de cada uno de los perfiles anteriores y los siguientes de los que hablaremos. En este artículo te hablamos de cómo ser un buen líder.

Es un profesional accesible para su equipo pero al mismo tiempo creativo en sus decisiones. Tiene en cuenta a los demás pero es capaz de comunicar exactamente lo que quiere para que su plantilla sume. Por otro lado, tiene buenas capacidades para el trabajo y la reunión en grupo y da seguridad y empatía a su equipo. Se trata por lo tanto de un líder muy completo que puede cumplir gran número de funciones. 

4.- Liderazgo para tareas

Este tipo de liderazgo para gestionar equipos está más bien enfocado en una perspectiva pragmática sobre la realidad. En efecto, en muchas ocasiones se trabaja con un equipo que tiene que llevar a cabo determinada tarea. Los líderes para tareas son muy recomendables cuando se trata de cumplir con un objetivo a medio – largo plazo. Son capaces de ejecutar dichas tareas y todos los procesos necesarios para su consecución en poco tiempo. Por ello son especialmente indicados para tareas de producción en serie o en general trabajos por volumen, estacionalidad o con plantillas cambiantes.

5.- Liderazgo participativo

En el caso del liderazgo participativo quien lleva la voz cantante es precisamente el que decide compartirla con los demás. Trata siempre de mediar con los demás miembros del equipo y hacer que participen para sacar el máximo partido de ellos y sus capacidades. Si bien cuando se produce algún conflicto son ellos los que deben tener la última palabra, una ventaja que tienen los líderes participativos es que implementan el compromiso y las buenas prácticas de cualquier equipo humano. Es por ello que son muy empleados en empresas que quieren aumentar su rendimiento o la calidad de sus servicios. 

En EUNCET contamos con una amplia formación para profesionales dedicados a gestionar equipos. Dicha formación la ofrecemos de la mano de docentes vinculados al mundo empresarial. Te recomendamos consultarla para ir preparando un futuro brillante para ti.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *