EUNCET - Cómo son y cómo funcionan los balanced scorecards

¿Cómo son y cómo funcionan los balanced scorecards?

Los balanced scorecards son herramientas que permiten implementar un mayor control y coordinación sobre todos los procesos gracias a la gran profusión de información que ofrecen sobre los mismos. En concreto, los balanced scorecards están enfocados sobre normalmente cuatro aspectos donde el de las finanzas es el fundamental. Sin embargo, nacieron como necesidad de optimizar la coordinación con nuevas tareas y funciones que fueron apareciendo a lo largo del tiempo. En EUNCET queremos hablarte más de ellos y de cómo pueden beneficiar al correcto funcionamiento de tu empresa.

¿Cómo son los balanced scorecards?

Como hemos dicho, los balanced scorecards vienen a suplir una necesidad surgida de los nuevos tiempos de máxima competitividad que vivimos. Su función es coordinar y hacer visibles no solo aspectos fundamentales de la actividad empresarial como las finanzas. También deben volver relevantes y hacer funcionales aspectos intangibles tales como atención al cliente, identidad corporativa, etc. Así pues, pretenden aportar soluciones integrales para problemas que requieren actuaciones conjuntas y no aisladas tal y como promovían modelos y herramientas más clásicas.

En 1992 los Doctores en Economía Norton y Kaplan hicieron un análisis de los factores claves de rendimiento de las empresas más exitosas. Comprobaron que entre todas ellas había puntos en común. Existían cuatro puntos o perspectivas claves: resultados, clientes, aprendizaje/ crecimiento y procesos internos. Esta estructura de cuatro claves para los resultados financieros y no financieros fueron formalizadas por dichos economistas. Los resultados son los objetivos que esperan de la compañía sus accionistas o propietarios. En cuanto a la perspectiva del cliente tiene en cuenta la pregunta ¿qué damos a nuestros clientes?.

La perspectiva de procesos internos esclarece si entregamos a los usuarios lo que esperan. Por último, el factor aprendizaje y crecimiento tiene que ver con el capital humano de nuestra empresa. Es un factor clave para crear valor para el producto y la propia compañía. Todas estas variables se organizan en un mapa de estrategias. Dicho mapa presenta los objetivos y estrategias empresariales de forma intuitiva y accesible.

¿Cómo funcionan los balanced scorecards?

Se crea un esquema basado en las 4 perspectivas del balanced scorecards. Para cada una de estas perspectivas se establecen objetivos estratégicos. A ellos se asocian metas que se van a monitorear para poder indicarnos cómo evolucionan y cuál es el éxito o fracaso de nuestros planteamientos. En todos estos niveles es fundamental que los indicadores sean fáciles de entender, visualizar y medir. Estas medidas deben incluir indicadores de resultados e indicadores predictivos. Este es un punto clave en la medida en que una de las características de las nuevas perspectivas del mundo empresarial actual es que requiere tener una visión de conjunto sobre el presente y una más amplia sobre el futuro. 

Hay que decir que en el proceso de balanced scorecards es mejor fijarse objetivos asequibles y sobre todo pequeños en número. De hecho, es preferible escoger pocos objetivos de forma nítida, precisa y bien organizada que muchos objetivos. La probabilidad de cumplirlos desciende conforme aumenta su número. Precisamente por ello es por lo que la herramienta de los balanced scorecards tiene como propósito facilitar todos los procesos para poder cumplir mejor con la consecuención de los objetivos asociados a ellos.

¿Por qué son necesarios los balanced scorecards?

En el mundo empresarial clásico solo se tenían en cuenta los resultados. Sin embargo, no existía un método o sistema para poder obtener una respuesta en tiempo real de los mismos. Había que esperar a ver cómo respondían las estrategias planteadas pero no se podían establecer predicciones de futuro con variables actuales sin tener que asumir un riesgo por falta de información. Precisamente los balanced scorecards nacen con la intención de poder obtener informes en tiempo real sobre los puntos que mejores resultados pueden dar a la empresa.

Para tener unos buenos resultados es necesario ofrecer a nuestros clientes lo que quieren. Por otro lado, es necesario optimizar al máximo nuestros procesos internos. También debemos retener buenos empleados para mejorar nuestra labor. Por último, debemos tener con todo ello buenos resultados económicos. Sin embargo, ¿cómo lograr todos esos puntos que son los que explican en gran parte el éxito empresarial si no podemos medirlos? La herramienta del balanced scorecards pretende aportar luz en este sentido.

En EUNCET te ofrecemos la mejor formación para convertirte en un profesional capacitado para tomar las mejores decisiones. Igualmente, de la mano de nuestros docentes vinculados al mundo empresarial podrás aprender a manejar todos los recursos necesarios para un correcto desempeño de las tareas ejecutivas. Te animamos a consultar otros artículos relacionados con herramientas de gestión.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *