programa de habilidades directivas

¿Qué puede aportar un programa de habilidades directivas a tu carrera?

Un programa de habilidades directivas puede ayudarte de una forma trascendental en tu carrera. En efecto, en un mundo donde las empresas son cada vez más competitiva, el valor de un buen líder es fundamental a todas luces. Por ello, desde EUNCET queremos hablarte más sobre lo que puede ofrecerte nuestro programa de habilidades directivas.

Programa de habilidades directivas: ¿en qué consiste?

Nuestro programa de habilidades directivas pretende ofrecerte toda la formación necesaria para ser un líder competitivo en el mundo empresarial del presente a través de la enseñanza de algunos conceptos fundamentales en las habilidades directivas. Es por ello, que a continuación queremos hablarte un poco más de cuáles son los aportes concretos que puede ofrecerte.

1.- Capacidad de aportar soluciones y elaborar estrategias

Naturalmente, en nuestro programa de habilidades directivas aprenderás a plantear soluciones para problemas reales que pueda tener una empresa y que requieran de creatividad, iniciativa y liderazgo. Cada vez son más demandados perfiles de profesionales que puedan cumplir con dicha característica. Algo que de hecho puede repercutir de una forma muy significativa en el desarrollo de la empresa.

2.- Dotes para la organización de equipos humanos y técnicos

Obtener el mayor rendimiento de una empresa pasa también por gestionar cada una de las partes que lo componen a nivel humano y técnico. Tomar decisiones y crear soluciones también incluye organizar equipos eficaces para el correcto desempeño de los objetivos de la empresa. Así pues, nuestro programa de habilidades directivas hace hincapié en las dotes para poder sacarle el máximo partido y rendimiento a dichos miembros y optimizar su competitividad.

3.- Gestión con terceros

En muchas ocasiones la dirección y sus responsabilidades exigen coordinar estrategias con terceros, en este caso clientes u otras empresas. Es por ello que en EUNCET queremos darte una formación integral que también incluya algunos de los aspectos más importantes que se deben dominar en este tipo de gestiones. Para ello, son imprescindibles dotes como la inteligencia emocional y la capacidad de manejar aspectos relacionales.

De paso, te enseñaremos todas las herramientas y recursos que un directivo debe tener para manejar cualquier situación. En efecto, al terminar tu programa de habilidades directivas dispondrás de toda la información y técnicas necesarias para poder desempeñar correctamente las tareas necesarias.

4.- Involucrarse en la comunicación con el público

Uno de los aspectos fundamentales de cualquier compañía en la actualidad es la identidad corporativa. Cada vez más los clientes y consumidores se vuelven más exigentes y buscan determinada “identidad” asociada a las compañías a las que compran. En tu programa de habilidades directivas también te enseñaremos sobre ello. En concreto, puntos a tener en cuenta para poder establecer estrategias para mejorar la comunicación y poder transmitir correctamente una determinada identidad favorable a la compañía.

5.- Situaciones reales

Uno de los principios de EUNCET a la hora de ofrecer formación y enseñanza consiste en ofrecerla para el mundo real. En efecto, todos nuestros posgrados de formación, incluido el programa de habilidades directivas tienen un enfoque eminentemente práctico. Eso quiere decir que trabajaremos con ejemplos reales. Después de eso estarás preparado para trabajar en las mejores empresas del mercado.

Y es que la preparación del programa de habilidades directivas está pensada para ofrecer profesionales para uno de los sectores más especializados y que mayor número de profesionales requieren. Gracias a nuestro programa de habilidades directivas podrás conseguir un puesto destacado en el mercado laboral.

6.- Formación partiendo de la máxima calidad

No solo gracias a nuestro excelente equipo de docentes sino también a nuestras instalaciones y nuestra metodología podrás obtener la mejor formación posible. Nuestros profesores trabajan solo teniendo como referencia a los mejores profesionales de cada sector. Es decir, en EUNCET pretendemos ofrecer una formación que se fije y aprenda de los mejores de cada campo. 

Esa es precisamente la fórmula por la que alguien que aprende puede conseguir mejores resultados. Con el programa de habilidades directivas trabajarás con experiencias reales. De ellas obtendrás las valiosas lecciones que hicieron a otros antes que tú triunfar.

No te lo pienses más: echa un vistazo a nuestro programa de habilidades directivas, solicita toda la información que necesites: estaremos encantados de atenderte y atender todas las dudas que tengas.

cuales son las habilidades directivas mas importantes

¿Cuáles son las habilidades directivas más importantes?

En esta nueva era, las empresas requieren líderes capaces de llevar a buen puerto cada uno de sus proyectos. Buscan personas formadas y preparadas, capaces de afrontar los nuevos retos de una sociedad en continuo cambio. Por ello, te presentamos las habilidades directivas más importantes, aquellas que harán que tu carrera profesional sea todo un éxito.

Las habilidades directivas más importantes

Resolución de problemas

Durante la ejecución de un proyecto, pueden surgir diversos conflictos, tanto internos como externos. Pueden generarse disparidad de opiniones dentro del grupo de trabajo, o un GAP en el proceso. Son infinidad de situaciones que conviene resolver de una forma ágil, rápida y adecuada.

Toma de decisiones

Directamente relacionada con el punto anterior. Como directivo, gran parte de tu trabajo consistirá en tomar diversas decisiones que, además, repercutirán directamente sobre el resultado de tu trabajo. Para saber cómo elegir de forma correcta, es imprescindible marcarse unos objetivos a cumplir, ceñirse a ellos y tomar el camino que más te aproxime a los resultados que esperas conseguir. Además, conviene evitar las decisiones irreflexivas, es mejor que te tomes tu tiempo para pensar qué es lo mejor para tu trabajo.

Flexibilidad y capacidad de adaptación

Porque muchas veces las cosas no son como nos gustaría que fueran, debes ser capaz de adaptarte a las nuevas situaciones sin que suponga un problema para ti. Esto te ayudará, también, a tomar decisiones adecuadas.

Destrezas interpersonales

Cuando se trabaja como directivo de una empresa, es importantísimo el trato con otras personas. Tanto dentro del personal a tu cargo, como con posibles inversores, socios o colaboradores externos. Por eso, las siguientes destrezas son imprescindibles en el día a día:

Capacidad de liderazgo

Un directivo debe saber dirigir a las personas, pero también motivarlas. De esta forma, todas las personas que estén a su cargo apostarán por su proyecto como si fuera propio. Un jefe se dedica a mandar, pero un auténtico líder debe ser capaz de guiar a su equipo y trabajar junto a ellos. Es una de las habilidades directivas más importantes para tu futuro.

Comunicación interpersonal 

A lo largo de tu carrera profesional, te encontrarás en multitud de ocasiones con que tendrás que presentar tu proyecto, tu empresa o tu equipo a otras personas. Por ello, debes desarrollar tus aptitudes de comunicación interpersonal. Es decir, aprender a expresar tus ideas, escuchar al otro y desarrollando un discurso propio. Siempre con educación y respeto.

Inteligencia emocional

Un equipo de trabajo implica que el líder del proyecto debe lidiar con conjuntos de personas. Cada una de ellas tiene emociones y sentimientos. Como directivo, debes saber gestionarlas con delicadeza. Saber escuchar, ser empático, asertivo y aprender a comunicar a nivel emocional, evitará que tu equipo se sienta frustrado. Depositarán en ti toda su confianza.

La capacidad de negociar

La negociación es la habilidad directiva más importante para algunas empresas. La capacidad de conseguir las condiciones más ventajosas para ti o tu equipo, te convertirá en el líder que toda compañía querrá en sus filas.

Las habilidades directivas más importantes para ti

Autoconfianza y autoconocimiento

A veces, preocuparnos por el funcionamiento de la empresa o la correcta gestión de emociones de otras personas, puede hacer que nos olvidemos de que también debemos trabajar nuestra propia confianza. Es una de las habilidades directivas más importantes, puesto que si no crees en ti mismo, nadie lo hará por ti. Además, el autoconocimiento de tus propios límites, así como de tus motivaciones, te ayudarán a no perder el entusiasmo y el amor a tu trabajo.

Prudencia

Esta destreza suele adquirirse con el tiempo y la experiencia. Sin embargo, ser prudente y saber cuándo pedir opiniones, esperar a la hora de tomar decisiones y valorar todas las opciones disponibles, puede ahorrarte muchas situaciones complicadas a corto y largo plazo.

Delegar

Hemos hablado mucho de la gestión del equipo de trabajo, y dentro de ello entra también la capacidad de delegar. Debes confiar plenamente en todas las personas que te rodean, para poder asignarles las tareas más adecuadas para cada uno de ellos.

Si quieres prepararte para convertirte en el directivo que las compañías actuales necesitan, nuestro Posgrado te formará para desarrollar las habilidades directivas más importantes y necesarias para tu carrera. Pregúntanos sin compromiso, ¡te estamos esperando!

habilidades directivas en el trabajo en equipo

La importancia de las habilidades directivas en el trabajo en equipo

Cuando hablamos de las habilidades directivas en el trabajo en equipo, dentro de una empresa, nos referimos la capacidad de gestionar a un grupo de personas que trabajan juntas para alcanzar un objetivo común.

El trabajo en equipo: Etapas y cómo afrontarlas

Los equipos tienden a pasar por una serie de etapas, que conviene conocer de antemano para saber cómo actuar frente a cada fase del proceso. Cada una de ellas pueden ser abordadas utilizando algunas aptitudes directivas. Son las siguientes:

1- Inicio, creación del equipo

En la fase inicial, no debemos esperar resultados óptimos. Es una etapa en la que debemos conocer a las personas, observar su forma de trabajar, etc. Por eso, aquí debemos sacar a relucir nuestras habilidades directivas en el trabajo en equipo. Es importante fijar los objetivos a alcanzar. Debemos dejar claro que todos remamos en el mismo barco, y asignar tareas de forma eficiente y adecuada para cada perfil.

2- Aparición de conflictos

Cuando el equipo de trabajo está estabilizado, tienden a llegar los primeros conflictos. Suelen aparecer las primeras diferencias de opiniones, discusiones, e incluso pueden llegar a aparecer pequeños subgrupos. Todo esto no nos beneficia en absoluto y, por ello, debemos recurrir a nuestra capacidad de liderazgo, así como a la habilidad para resolver conflictos. Gracias a nuestra experiencia como líderes, daremos ejemplo. Recordaremos la importancia de llevar el proyecto a buen fin y nos esforzaremos tanto como nuestro equipo. En cuanto a la resolución de conflictos, debemos hacerlo de forma ágil y adecuada, intentando no favorecer a ningún miembro.

3- Estabilización

Una vez superados los conflictos, llega una etapa más estable. Los miembros del equipo suelen tener claros sus roles y qué tarea debe ejecutar cada uno de ellos. En este punto conviene echar mano de nuestras habilidades interpersonales. Debes escuchar de forma activa a tu equipo, para poder estar atento a cualquier inconveniente que pueda surgir. Comunícate con ellos y haz gala de tu inteligencia emocional para poder detectas cualquier frustración o miedo que ralentice el rumbo del proyecto.

4. Alto rendimiento

Si has conseguido que tu equipo de trabajo supere conflictos y recupere la estabilidad, debes saber aprovechar esta situación para alcanzar un pico de rendimiento máximo. ¿Cómo debes hacerlo? Con capacidad de adaptación y organización. Proporciónales herramientas de gestión de tiempo, adáptate a los cambios y contratiempos que puedan surgir, y sobre todo, mantén la confianza en ellos y en ti mismo. Si surgen problemas o inconvenientes, aprende a ponerlos a tu favor. ¿Qué habéis aprendido? ¿Cuál es la parte positiva?

5. El agotamiento del equipo

A veces, justo antes del final, verás que tus compañeros pierden la motivación. El proyecto ya no les interesa demasiado y trabajan con desgana. En estos casos, necesitan una dosis de motivación extra, y tú puedes proporcionársela. De nuevo, necesitas tus destrezas interpersonales, así que sé asertivo, felicítales por el trabajo bien hecho y esfuérzate en hacerles comprender que queda poco para terminar el proyecto. Una vez cerrado, reconoce los méritos y el trabajo de cada uno de ellos.

Habilidades directivas en el trabajo en equipo

Además de tener siempre claras las distintas fases por las que pasa un equipo de trabajo, es muy importante que presentes ciertas habilidades a la hora de gestionar las distintas situaciones que puedan darse en un equipo de trabajo:

  • Además de la empatía, debes tener paciencia. En ocasiones los conflictos se complican y tú necesitas mantener la mente fría, para no perder los papeles.
  • Oriéntales hacia la acción. Haz que se sientan implicados con tu proyecto proponiéndoles acciones que les resulten atractivas. Cuando tengáis reuniones, háblales del proyecto sabiendo que es global y no sólo tuyo.
  • Identifica a las personas que destacan. En todos los equipos siempre hay una (o más) persona que destaca por encima del resto. Obsérvale, seguramente sea útil para alcanzar la excelencia.
  • Controla el clima laboral. No es necesario que fuerces las relaciones entre ellos, pero sí debes estar atento a posibles tensiones o roces. Eso puede evitarte tener que enfrentarte a conflictos más adelante.

Estas son sólo algunas claves y habilidades directivas en el trabajo en equipo que debes tener en cuenta para gestionar tu equipo de trabajo, pero queremos recordarte que en nuestro Máster en Dirección Comercial y Marketing, con Especialidad en Ventas y Gestión de Equipos, puedes adquirir las competencias necesarias para ser el líder que tu equipo necesita. ¡Pídenos información sin compromiso!

habilidades directivas y técnicas de liderazgo

La relación entre las habilidades directivas y las técnicas de liderazgo

Hoy en día cada vez más empresas buscan líderes. Hasta el punto de que una de las habilidades directivas más demandadas pasa por conocer y manejar las técnicas de liderazgo. Vemos la relación entre ellas.

Las habilidades directivas en un equipo de trabajo

Antes, cada empresa y cada sección dentro de ella, requerían de la presencia de un jefe. Esto es, una persona que se encargara de organizar, ordenar y controlar. Hoy en día esa visión de mandato ha caído en desuso. Ahora, los buenos directivos deben ser auténticos líderes dentro de su equipo. Personas que marcan objetivos, planifican, y se involucran con su proyecto y sus compañeros. Los jefes generan un cierto miedo o respeto, mientras que el líder basa su éxito en la confianza, tanto en sí mismo como en las personas con las que trabajan. Por esto, algunas de las aptitudes más demandadas en un directivo pasan por tener ciertas habilidades interpersonales. Nos vamos a centrar en las técnicas de liderazgo, y cómo se relacionan con el resto de destrezas.

Técnicas de liderazgo y habilidades directivas

Las habilidades directivas se pueden dividir en grandes bloques, según el ámbito de cada una de ellas. Nosotros las dividimos en :

  • Aquellas que engloban una parte más técnica: Gestión del tiempo, resolución de problemas, toma de decisiones o fijar objetivos, o adaptación a los cambios. Existen herramientas que pueden ayudarnos a planificar y gestionar.
  • Habilidades personales: Autoconfianza, autoconocimiento, saber delegar y ser prudente. Son destrezas directamente vinculadas a nuestra forma de ser, sobre las que debemos trabajar para alcanzar el éxito de forma saludable.
  • Habilidades interpersonales: Como líder, debes ser capaz de interactuar con tu equipo y llevarlo a buen puerto. Aquí entran la capacidad de liderazgo, la comunicación interpersonal, la inteligencia emocional y la capacidad de negociar.

Dado que las habilidades interpersonales y la gestión de los equipos de trabajo comprenden uno de los tres grandes bloques de las habilidades directivas, vamos a explicar cuáles son las técnicas de liderazgo más efectivas:

Esfuérzate en conocer a tu equipo

Cada una de las personas que trabajan contigo tiene ambiciones, miedos y frustraciones. Haz un esfuerzo por conocerles. Presta atención a su forma de trabajar, podrás ver si están rindiendo o no, e indagar las causas.

Detección (y gestión) del talento

Dado que un líder debería aspirar a algo más que un mero control de si se realizan o no las tareas asignadas, tu misión debería pasar por detectar qué personas son realmente valiosas, y ayudarlas a evolucionar, progresar y ascender.

Reconocimiento del trabajo

Igual que uno de nuestros objetivos debería ser detectar el talento, no deberíamos dudar en felicitar por un trabajo bien hecho. Eso ayudará a que nuestro equipo mantenga la motivación y las ganas.

Comunicación asertiva

Uno de los pilares para que nuestro proyecto marche, es mantener una buena comunicación. No vale con mandar, debemos esforzarnos por mantener una comunicación efectiva, escuchar a nuestros compañeros, modular nuestra voz, ser educados, e incluso mantener un lenguaje corporal correcto. Asegúrate de dejar claro en tu discurso qué ideas quieres transmitir y de asegurarte de que tu interlocutor está interesado.

Crea retos y sé una fuente de inspiración

Una de las claves para mantener una motivación permanente en nuestro equipo pasa por marcar unos retos u objetivos a cumplir, y marcar plazos asumibles. Además, es conveniente que tú mismo te impliques y te esfuerces por llegar al objetivo. Serás una fuente de inspiración para ellos. Y, recuerda, al acabar podéis felicitaros mutuamente por el trabajo realizado.

Ofréceles herramientas

Si detectas alguna carencia, ofréceles las herramientas necesarias para que puedan solucionarla. Por ejemplo, muéstrales cómo gestionar mejor su tiempo, o enséñales a optimizar procesos. Para esto es muy importante que les permitas comunicarse contigo de forma abierta.

Para llevar a cabo cada una de estas técnicas de liderazgo, hace falta desarrollar ciertas destrezas directivas, como las ya mencionadas dentro de las habilidades interpersonales, pero también empatía, asertividad, escucha activa e incluso cierta dosis de paciencia. Te recordamos que si quieres ampliar tu formación, nuestro Máster Oficial en Administración y Dirección de Empresas, está especialmente orientado a la dirección estratégica, y te ayudará a desarrollar tus técnicas de liderazgo que necesitarás de cara al trabajo del futuro.

mejorar las habilidades directivas

5 consejos para mejorar las habilidades directivas

Todos las personas que tengan puestos de poder en una empresa y quieran dar un paso adelante en su carrera, deben estar dispuestas a mejorar las habilidades directivas que ya poseen.

Destrezas directivas clave, ¿cuáles son?

En primer lugar, debemos analizar qué destrezas o habilidades necesita un directivo. Puede depender de la empresa en la que trabajes, pero fundamentalmente nos encontraremos con que las más necesarias son:

  • Comunicación.
  • Capacidad de liderazgo.
  • Autoconfianza y autoconocimiento.
  • Gestión del tiempo y el estrés.
  • Adaptabilidad.

En tiempos que cambian a toda velocidad, es fundamental mejorar las habilidades directivas para destacar en un entorno laboral que puede estar saturado. Como no siempre tenemos estas aptitudes de forma innata, conviene trabajar sobre ellas.

Consejos para mejorar las habilidades directivas

Mejora tu capacidad de comunicación

  • Apuesta por la naturalidad al hablar. No intentes utilizar expresiones que habitualmente no forman parte de tu vocabulario, puesto que quedarán falsas. Ten en cuenta que la educación siempre suma puntos. Saluda, despídete y pide las cosas “por favor”.
  • Busca las ideas clave de tu discurso. Te será muy útil para reuniones, exposiciones o entrevistas. Prepara con anterioridad cuál es tu objetivo principal, de forma que puedas transmitirlo de forma clara y efectiva, aunque no recuerdes el resto de tu exposición. Para evitar esto último, conviene hacerte un esquema, que lleve de la idea inicial a la conclusión. Así podrás hacerlo entender con claridad.
  • Cuidado con la comunicación no verbal. Unos brazos cruzados, por ejemplo, implican cierta cerrazón. Mantén la apertura, aunque debes conservar la naturalidad.
  • Ten en cuenta qué dificultades te pueden surgir. Por ejemplo, si tu interlocutor no parece escucharte, debes buscar cómo despertar su interés.

Mejora tu capacidad de liderazgo

  • Una vez que has mejorado tu capacidad de comunicación, utilízala para aprender a comunicarte con tu equipo de forma efectiva. Sé claro asignando tareas y hazlo directamente, nunca a través de terceros.
  • Asigna objetivos claros y alcanzables. Nada desmotiva más que no ver la luz al final del túnel. Felicítales cuando alcancéis una de vuestras metas. Se mantendrán motivados.
  • Ten confianza para delegar. Confía en ellos y asigna las tareas que más les convengan.
  • Comprométete. Tu equipo debe sentir que tus objetivos y los suyos están en la misma onda.

Mejora tu autoconfianza y autoconocimiento

  • Todo lo que hagas para mejorar las habilidades directivas no servirá de nada si no aprendes a conocerte y mejorar tu autoconfianza.
  • Para ello, analiza qué cosas minan tu autoestima. Contraataca estos pensamientos negativos con cosas positivas sobre ti mismo.
  • No te compares con nadie. Todas las personas tienen defectos, aunque no puedas verlos.
  • Cumple tus objetivos sin posponerlos y felicítate cuando lo consigas.
  • Sé consciente de los logros que has obtenido hasta ahora.

Gestión del tiempo y el estrés

  • Sentir que no llegas a todo o que te falta tiempo es una de las principales fuentes de estrés.
  • Haz una lista de tareas. Las más importantes en primer lugar. Y úsala, no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy.
  • Márcate unos tiempos de trabajo estrictos, en los que evites contestar al teléfono o leer mails. Sabemos que es complicado, pero aumentará tu rendimiento.
  • Fíjate plazos realistas, a ti y a tu equipo, y cúmplelos.
  • Realiza sólo una tarea a la cada vez. Aunque pueda parecer que realizar muchas tareas ahorra tiempo, lo cierto es que nuestro cerebro funciona mejor cuando nos centramos en una única cosa.

Mejora tu adaptabilidad frente a situaciones difíciles

  • En primer lugar, intenta planificar. Si sabes que van a venir cambios, adelántate a ellos. Analiza el mercado, quizás puedas verlos venir.
  • Intenta que el proceso de cambio se introduzca de forma gradual. De esa forma, el impacto será mayor.
  • Busca la parte positiva. Piensa qué has ganado con el cambio, cuántas cosas has aprendido, y cómo puede eso ayudarte en tu carrera profesional.
  • Prepara a tu equipo de trabajo. Si ellos también están expuestos a los cambios, tenlos en cuenta. Explícales con claridad qué va a ocurrir y cómo les va a afectar. Añadir alguna compensación puede ayudarles a sentirse más optimistas.

Recuerda que si necesitas formarte para mejorar las habilidades directivas, podemos ayudarte. En EUNCET Business School,  tenemos un máster específico y un posgrado, pensados para ti, para que mejores y desarrolles tu perfil y habilidades como directivo.

libros sobre habilidades directivas

10 Libros sobre habilidades directivas que no te puedes perder

De cara a afrontar los nuevos retos, sobre todo en el ámbito profesional, muchas veces nos proponemos unos objetivos a cumplir. En muchos casos, pasan por aumentar nuestra lista de lectura. En el artículo de hoy, nosotros os traemos una lista con varias recomendaciones de libros sobre habilidades directivas que os ayudarán a mejorar vuestras destrezas.

Libros sobre habilidades directivas: Los imprescindibles en tu biblioteca

El libro de las habilidades directivas, de Luis Puchol

Este libro nos ofrece una serie de técnicas pensadas para traspasar sus páginas. Normalmente, este tipo de literatura ofrece mucha teoría, pero en este caso nos proporciona herramientas útiles para una mejora activa en nuestro día a día. Se compone de varios bloques, entre ellos: La negociación, efectividad en las reuniones, tomar decisiones creativas o hablar en público.

Las doce habilidades directivas clave, de Antonio Valls

Este capítulo destina cada uno de sus doce capítulos a cada destreza. Entre sus páginas podemos encontrar consejos prácticos sobre gestión del tiempo y el estrés, diseño de tu propia estrategia profesional, y cómo interactuar con éxito con tras personas.

Liderazgo contemporáneo: Programa de actualización de habilidades directivas, de Carlos Rodríguez Combeller

Si eres un directivo con varios años de experiencia a la espalda, este libro sobre habilidades directivas es para ti. En primer lugar, te ayudará a identificar cuál es tu estilo de liderazgo y, sobre él, trabajarás para mejorar y desarrollar nuevas destrezas, así como a potenciar las que ya posees. También aprenderás cómo debes evolucionar con los cambios de tu entorno, gracias a las actividades que te proponen.

Dirige tu carrera: No dejes que otros decidan por ti, de José Medina

Este autor nos plantea una serie de preguntas. ¿Sabes, por ejemplo, cómo mejorar tus habilidades? ¿Tienes un plan por si tu trabajo en tu empresa actual no acaba de funcionar? Este libro está escrito para todos aquellos que quieran mejorar su carrera profesional y necesitan un empujón para hacerlo.

Para desarrollar aptitudes directivas concretas

En ocasiones no necesitamos libros sobre habilidades directivas, porque tenemos alguna carencia puntual en alguna de las destrezas requeridas: Comunicación, gestión de emociones… Os proponemos algunos libros que os ayudarán:

¡Influye!: Claves para dominar el arte de la persuasión, de Enrique Alcat

Enrique Alcat nos propone alcanzar nuestros objetivos a través de la comunicación, una destreza fundamental para un directivo de éxito. Descubriremos cómo influir en nuestro entorno más próximo y, además, cómo lo hacen las personas más mediáticas.

Reuniones Eficaces, de Eva Cantavella Cuso y Antonio Valls Roig

Lo curioso de este libro es que nos hace un planteamiento a la inversa. Nos presenta varias situaciones en las que una reunión no sale como esperamos, para después profundizar en ellas y darnos herramientas para manejar estas situaciones. Son ejemplos reales de reuniones que todos hemos sufrido, o sufriremos a lo largo de nuestra carrera profesional.

Inteligencia Emocional: Técnicas psicológicas enfocadas en ayudarte en el desarrollo de las emociones, de Daniel Wallaces

Esta obra es para ti si necesitas desarrollar tu autoconfianza, romper con tu timidez o mejorar tu autoestima. Incluso si necesitas recuperar tu motivación.

 

Para dominar la gestión del tiempo

Uno de los problemas más comunes en el día a día de un líder, es que falla la gestión del tiempo de trabajo. Dentro de nuestro listado de libros sobre habilidades directivas no podía faltar un apartado para ello:

Gestionar el tiempo ¡Es fácil!, de Marc Mancini

Este autor nos propone un total de 24 estrategias para mejorar la eficacia de nuestro tiempo de trabajo. Aprenderás a evitar distracciones y a asignar el método de trabajo adecuado para cada tarea, de forma que conseguirás una optimización de tu tiempo.

Gestión del tiempo para profesionales: Tu guía de organización del tiempo y gestión del estrés, de Sonia Lajusticia

A veces tenemos la sensación de no llegar a todo, y eso nos acaba generando estrés. Sonia nos propone una serie de actividades para mejorar nuestro tiempo de trabajo. Pero no se queda ahí, también nos incluye herramientas de coaching.

 

Si crees que necesitas más formación que la que te pueden dar estos libros sobre habilidades directivas, recuerda que tenemos para ti un Programa en desarrollo directivo,pensado para proporcionarte los conocimientos y herramientas que necesitas en tu carrera profesional. Ponte en contacto con nosotros para obtener más información sobre nuestros cursos, sin ningún compromiso.