inteligencia emocional

Beneficios de la inteligencia emocional para directivos

El ámbito corporativo es uno de los que muestra una mayor susceptibilidad a lo emocional. Pese a que hace muchos años era un factor olvidado. Actualmente se encuentra posicionado como uno de los factores clave para el devenir de cualquier organización. Si nos referimos a las destrezas técnicas. Ya no solo de los directivos, sino de cualquier mando intermedio, lo cierto es que el perfil puede no ser del todo completo. En Euncet contamos con un programa de habilidades directivas, en el que trabajar la inteligencia emocional de manera profesional. Una buena capacidad de gestión en lo relacionado con la inteligencia emocional y los impulsos puede resultar un importante valor añadido. Especialmente a la hora de escoger entre dos o más candidatos.

Cada vez son más las empresas que se han dado cuenta de ello. La inteligencia emocional es uno de los pilares sobre los que versa todo éxito empresarial. Sin una correcta gestión de este tipo de habilidad, las empresas están perdidas. Llegando a resultar realmente complicado enfrentarse a determinadas situaciones.

Inteligencia emocional, cuáles son sus beneficios

Emociones canalizadas o cómo manejarse en situaciones de presión

En los momentos corrientes, en los que no existe presión, cualquier sabe tomar decisiones. Sin que ello conlleve un mínimo margen de error. Sin embargo, es cuando nos referimos a las situaciones en las que debemos de trabajar bajo presión, cuando nos encontramos con el problema. Es ahí cuando el control de las emociones debe de quedar más latente que nunca.

Los directivos, acostumbrados a tener que tomar decisiones en momentos difíciles, tienen la clave. Deben de ser un ejemplo en lo relacionado con la gestión de sus impulsos. Y es que cuando el momento lo requiere, de una mala decisión puede depender el futuro de toda una organización.

Por ello, conforme el puesto de mando tiene más responsabilidad, este asunto cobra mayor importancia. Que el profesional cuente con la inteligencia emocional como uno de sus principales recursos va a ayudar a la organización a conseguir cuanto antes los objetivos marcados.

Comunicación, el factor decisivo

En mayor o menor medida, a todos nos afecta el estrés. Y relacionado con las situaciones de presión, todavía más. Uno de sus principales consecuencias hace referencia a lo relacionado con el ámbito comunicativo.Son muchas las personas que en situaciones de nervios no pueden hablar, comunicar o delegar según qué tareas.

Un directivo de élite que sepa lidiar y utilizar la Inteligencia Emocional se va a traducir en una persona mucho más comunicativa y un equipo más motivado. Pese a que la toma de decisiones va a recaer sobre él. Lo normal sería que él mismo no tenga que ejecutar ninguna decisión, sino que dependa de su equipo la correcta ejecución de la tarea.

Sin una buena comunicación, sería imposible escoger entre los diversos caminos que nos llevan a un mismo lugar. La solución a cualquier situación que deba ser resuelta.

El cambio, el gran aliado

En los mandos altos y medios, el cambio debe de verse como una oportunidad, no como un factor negativo. Y es en este punto en el que se nota cuando una persona hace una correcta gestión de sus emociones o no.

Si conseguimos el control total sobre nuestras decisiones irracionales, conseguiremos ver las partes positivas de cualquier situación que requiera un cambio. Y es que, en lo relacionado con el ámbito corporativo, el cambio es uno de los mejores escenarios para demostrar nuestro dominio de la inteligencia emocional.

¿Cómo sé si soy un directivo inteligente emocionalmente?

Responder a esta pregunta suele ser algo complicado. Todos tenemos nuestra imagen de que somos personas fuertes. Además de capacidad decisión y con una correcta gestión de nuestras emociones. Sin embargo, la realidad puede ser bien diferente.

A la hora de distinguirnos y diferenciarnos de nuestros compañeros en lo relacionado con la inteligencia emocional es importante que seamos realistas. No todas las personas están preparadas para convertirse en líderes emocionales. Y, sin embargo, es una de las figuras más importantes que está floreciendo en cada vez más organizaciones.

La inteligencia emocional ha supuesto un cambio de paradigma a la hora de entender las relaciones que se dan dentro de una empresa.

A la hora de saber si eres un directivo emocionalmente inteligente, ¿has probado a pedir un feedback a tus empleados o compañeros? Sin duda, será la mejor manera de responder a esa pregunta de manera rápida y eficaz.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *